Los (falsos) mitos sobre el embarazo

Cuando una mujer se queda embarazada enseguida empezará a escuchar numerosas frases que, con el paso de los nueve meses, llegará a reconocer enseguida. Muchas de estas afirmaciones son mitos que no son reales pero que pasan de generación en generación a pesar de los esfuerzos de los expertos en decir alto y claro que no son reales.

En MÁS NATURAL queremos hacer una recopilación para que estés tranquila.

  1. Si se tienen muchas náuseas y vómitos es que es una niña.FALSO. Las náuseas y los vómitos nada tienen que ver con el sexo del feto. Obedecen a cambios hormonales y a la reacción adversa que el sistema inmunológico ejerce sobre la información paterna en el bebé en gestación, durante los tres primeros meses de embarazo. También pueden ser debidas a la falta del magnesio requerido en el organismo. En una misma mujer se pueden dar en un embarazo y en otro no, independientemente del sexo de bebé que espera.
  2. Los ardores comienzan cuando al bebé le sale pelo. FALSO. Esto no tiene en absoluto que ver con el pelo. Tiene que ver con la hormona por excelencia femenina, la progesterona que, en aumento durante la gestación tiene, entre otras funciones,la de  favorecer la laxitud que permite al cuerpo aceptar la gestación y posterior apertura para el parto. Hasta ahí bien  pero, a su vez, esta laxitud puede afectar el cardias de algunas mujeres, relajándolo. El cardias es la válvula que, a la entrada del estómago, ha de cerrarse herméticamente al comienzo de las digestiones para evitar que los jugos gástricos suban hacia el esófago y que, al entrar en contacto con la mucosa del esófago, provoquen esos intensos y molestos ardores.
  3. Si la madre tiene antojos, al bebé le saldrán manchas.FALSO.  Los antojos en realidad no son caprichos sino mensajes que el cuerpo envía al cerebro como respuesta a una necesidad nutricional. Cuando una mujer tiene “antojo” de zumo de limón, por ejemplo, es muy probable que sea porque su cuerpo necesita vitamina C. Las  causas de las manchas pueden ser hereditarias, vasculares u otras, pero nada tienen que ver con los antojos.
  4. No puedes teñirte el pelo porque el tinte es tóxico y atraviesa el riego sanguíneo.FALSO CON MATICES. Te puedes teñir el pelo aunque siempre sería mucho más seguro que lo hicieras con un tinte exento de amoniaco, acetato de plomo y otros derivados del petróleo. Si vas a un salón de belleza diles que estás embarazada (si es que no se te nota) Lo ideal es acudir a un centro donde dispongan de tintes naturales (AVEDA por ejemplo, en Madrid hay varias) y si alguna señora se tiñe con amoniaco intentar no estar cerca de ella para no inhalarlo. Y si te tiñes en casa, lee atentamente los componentes para evitarlo.
  5. Tienes que comer por dos.ROTUNDAMENTE FALSO. Lo que tienes que hacer es comer de manera saludable. Se trata de tener la alimentación más equilibrada posible. Cada mujer es diferente por lo tanto no se pueden establecer kilos adecuados para engordar ya que no todas parten ni de los mismos pesos ni de las mismas constituciones.

6. Depende de la forma de la tripa es un niño o una niña. Es un mito pero muchas veces coincide. Cuando una mujer vista de espaldas no parece que esté embarazada, sigue manteniendo cintura, suele coincidir que es un niño. Lo que no hay es una explicación científica ni concluyente.

¿Y tú?, ¿conoces algún mito que quieras compartir con nosotras?

Publicado por MÁSNATURAL

 

Opina

*