Pruebas ginecológicas en la vida de una mujer

Hola a todas, hoy queremos hacernos eco de esta entrevista a la doctora Ojeda, del Gabinete Médico Velázquez, recordando cuáles son las pruebas ginecológicas que las mujeres deben hacerse a lo largo de su vida.

Está publicada originariamente en ABC

Hoy en día parece poco probable que una mujer no visite la consulta del ginecólogo de manera rutinaria para hacerse chequeos pero todavía siguen quedando mujeres que, bien por miedo o por desconocimiento, dejan pasar los años sin acudir a revisiones lo que, en muchas ocasiones trae como consecuencia no detectar a tiempo enfermedades que pueden ser curables. En declaraciones a ABC, la doctora Dolores Ojeda, del gabinete médico Velázquez de Madrid, aclara las dudas que se puedan tener.

¿Cuándo tiene que ser la primera visita de una mujer al ginecólogo después de la llegada de la primera menstruación?

El hecho de tener la primera regla no implica el comienzo de la visita al ginecólogo. En cualquier caso, la primera visita se recomienda con fines preventivos y de diagnóstico precoz, especialmente cuando se empiecen a tener relaciones sexuales. En mi consulta todas las madres me hacen la misma pregunta y casi todas, no todas, cuando les digo que traigan a sus hijas cuando esta situación se dé, me dicen que creen que sus hijas no se lo contarán. Sin embargo esto no siempre es así. Mi consejo siempre es que no presionen a sus hijas para que vengan a la consulta ni indaguen directamente sobre su vida sexual, sino que les sugieran acudir a informarse, a conocer al profesional que en el futuro cuidará de su salud ginecológica.

¿Qué se hace y valora en esa primera visita?

Básicamente conocer a la joven a través de su historia clínica. Preguntarle el motivo de la consulta e informarle en qué va a consistir la revisión si se precisara, informar de los métodos anticonceptivos, recomendar si no se hubiera vacunado del virus del papiloma humano y aconsejar hábitos saludables. Si se hace revisión será una citología, una ecografía ginecológica y exploración de mamas. Si van a usar o están usando anticoncepción hormonal, entonces también se le pedirá una analítica.

¿Cada cuánto tiempo debemos acudir las mujeres a revisión?

Cada dos años pero dependen muchos factores de riesgo personales o familiares en cuyo caso se acorta el período a un año o incluso menos, según el criterio del especialista.

¿Qué se mira en cada revisión atendiendo a las diferentes edades?

En general se debe realizar exploración ginecológica (vaginal) y de mamas, citología y ecografía ginecológica. A partir de los cuarenta años se debe comenzar el estudio de la mama con métodos diagnósticos de imagen, realizando mamografía que puede completarse con ecografía y antes de los cuarenta si la mujer tiene riesgo de padecerlo por vía genética (madre o hermanas diagnosticadas de cáncer de mama).

Después de los 65 años se pueden espaciar más las revisiones en función de fact­ores de riesgo personales y familiares. Por ejemplo, las mujeres que no tengan relaciones sexuales no necesitan en absoluto hacerse citología de forma rutinaria. En mujeres en la postmenopausia, sobre todo en los dos primeros años sin regla, se debe completar la revisión con una densitometría ósea para valorar la densidad mineral de los huesos.

A tener en cuenta para revisiones:

—Antes de los embarazos: Revisar vacunación, insistimos en los beneficios de la dieta mediterránea y el ejercicio, el abandono del hábito del tabaquismo y la recomendación de vitaminas diarias que aseguren el aporte aconsejable.

—Después de los embarazos: Según haya sido el parto, normal, instrumental o mediante cesárea, requerirá cuidados específicos. Durante la lactancia si así lo desea la madre, recomendamos seguir usando polivitamínicos que garanticen los aportes necesarios a la madre y al recién nacido, sin obviar que lo ideal es la dieta mediterránea. En cualquier caso revisar y recuperar el suelo pélvico para prevenir alteraciones en las relaciones sexuales, prolapsos e incontinencia urinaria.

—Antes de los 30: Además de lo anteriormente comentado, insistir en la utilización del método idóneo para prevenir embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual. Recomendar vacuna del papiloma y plantear a aquellas mujeres que deseen ser madres en un futuro las recomendaciones generales.

—Después de los 30: Mismas pruebas diagnósticas y planteamiento de la posibilidad de preservar ovocitos si quieren ser madres pero no en corto y medio plazo. A partir de los 38 años, la calidad de los óvulos comienza a decrecer en progresión geométrica.

—Después de la menopausia: Insistir en hábitos saludables. La mujer sin estrógenos está menos protegida frente a la pérdida de masa ósea que en su extremo final significa osteoporosis y riesgo de fracturas y menos protegidas en temas cardiovasculares.

Opina

*